lunes, 26 de enero de 2015

Judías blancas estofadas

Este año se me está haciendo duro el invierno, cada vez soy más friolera, pero a cambio me consolaré con poder cocinar estos platos clásicos, nutritivos y reconfortantes. Que luego cuando viene el calor ni apetece cocinarlos ni comerlos.

Además ya sabemos las bondades y beneficios de las legumbres en nuestra dieta, a pesar de que mucha gente tiene miedo a cocinarlas y es lo más sencillo que hay......y sino.....lee la receta



Judías blancas estofadas

Ingredientes:
  • 300 gr de judías blancas secas
  • 2 zanahorias
  • 2 clavos
  • 1 hoja de laurel
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla
  • 1 trozo de chorizo
  • 1 punta de jamón
  • 1/2 cucharada pequeña de pimentón dulce
  • sal y perejil
(Cantidades para 4-5 raciones)

Elaboración:

La noche anterior....
  1. Ponemos las judías en remojo. Pondremos aproximadamente el triple de agua (fría), pues durante la noche las judías irán engordando.
Al día siguiente
  1. Escurrimos las judías y las ponemos en una olla.  Cubrimos de agua y tiene que romper a hervir tres veces. Es decir, que cuando da el primer hervor añadimos un poco de agua fría y así sucesivamente hasta tres veces. Irá saliendo una espuma que iremos retirando.
  2. Mientras tanto pelamos las zanahorias y la cebolla. Troceamos la zanahoria.
  3. En una sartén ponemos aceite de oliva y echamos el chorizo en rodajas. Añadimos la hoja de laurel, los dientes de ajo enteros, los clavos y el pimentón. Lo dejamos un minuto y retiramos del fuego y lo añadimos a la olla con las judías.
  4. También echaremos la punta de jamón y la cebolla.
  5. Lo dejamos cocer, sin remover mucho pues se romperá la judía si lo hacemos. Yo lo hago en olla express y en 15 minutos está hecho. 
  6. Rectificamos de sal.


Algunos trucos y consejos:

  • Si puedes compra las legumbres, en general, que sean del año. 
  • Si las dejas para el día siguiente los sabores reposan y están mucho más ricas. Esto es válido para todos los guisos con legumbres.
  • La sal es mejor echarla al final para evitar que se rompa la judía.

En esta enlace tienes otra receta de judías con calabaza apta para vegetarianos.

Buena semana!



lunes, 19 de enero de 2015

Salsa de tomate casera

Esta es una receta de fondo de armario o de nevera. Tener en casa siempre salsa de tomate viene muy bien para esos días que llegas con prisa y te haces un poco de pasta o para añadir a cualquier guiso, una pizza..., nada que ver con las compradas, que llevan muchos ingredientes añadidos de no muy buena "reputación". Sobre todo el abuso de azúcar que utilizan, y es que he probado algunas marcas que supuestamente eran bastante naturales y tienen un sabor dulce que las delata.



En mi caso intento tener siempre salsa de tomate casera,  suelo hacer bastante y la conservo al vacío o la congelo. Especialmente en verano que es cuando se encuentran los mejores tomates. Esta es una costumbre de mi madre, que siempre lo ha hecho así, y como imitamos lo que vemos, sobre todo lo que ve cada uno en su casa...pues costumbre buena que he cogido!

Salsa de tomate casera

Ingredientes:
  • 1´5 kg de tomates pera o en rama maduros
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • 2 cucharadas grandes de orégano
  • 2 dientes de ajo
  • 4 tomates secos
  • 1/2 cucharada pequeña de pimentón
  • 1/2 cucharada pequeña de azúcar moreno.
  • Aceite de oliva y sal
Elaboración:
  1. Troceamos la cebolla en trozos pequeños. En una sartén o cazuela echamos aceite de oliva (lo justo para cubrir la superficie de la sartén) y cuando esté caliente echamos la cebolla. La dejamos sofriendo a fuego lento.
  2. Lavamos y troceamos los tomates. También puedes escaldarlos y quitar la piel al tomate. (Para ello hay hacer una cruz con un cuchillo a los tomates, los sumergimos en agua hirviendo un par de minutos y los dejamos enfriar. Así se pelan muy fácilmente.)
  3. Cuando la cebolla empieza a ponerse de color transparente echamos media cucharada de pimentón, las dos hojas de laurel y el ajo troceado.
  4. A continuación echamos los tomates troceados, los tomates secos y el orégano. También añadiremos el azúcar que contrarresta la acidez del tomate.
  5. Dejamos a fuego lento, dando vueltas de vez en cuando, durante una hora.
  6. Rectificamos de sal y retiramos las hojas de laurel.
  7. Lo trituramos o pasamos por el chino. Después de hacer esto yo la pongo un rato más al fuego hasta conseguir el espesor que me gusta, sino a veces se queda muy líquida.



Variantes:
  • Se puede añadir pimiento rojo al sofrito de la cebolla.
  • Puedes usar las especias que te gusten, le va bien: romero, tomillo, albahaca.
  • Los tomates secos es opcional, pero la salsa gana mucho en sabor.
Buena semana!


martes, 13 de enero de 2015

Magdalenas (Receta tradicional)

En el blog hay varias recetas de magdalenas (con arándanos, con calabaza, con plátano, rellenas de nutella), que al igual que los bizcochos admiten muchos ingredientes. Esta vez he hecho las magdalenas tradicionales y además siguiendo algunos consejos de Xavier Barriga, que lógicamente han dado un resultado muy bueno. Una de las cosas importantes para que la magdalena coja volumen es una vez realizada la masa, dejarla reposando en la nevera unas horas. Fácil ¿no?.



Magdalenas tradicionales

Ingredientes:
  • 210 gr de harina
  • 175 gr de azúcar
  • 190 gr de aceite de girasol
  • 60 gr de leche
  • 3 huevos
  • 10 gr de levadura
  • 1 pellizco de sal
  • Canela
  • Ralladura de un limón (o de naranja)
  • Para la cobertura: pepitas de chocolate, azúcar
Elaboración
  1. En un bol batimos los huevos con el azúcar. Lo haremos durante 10 minutos, la masa irá blanqueando y cogiendo volumen y cremosidad. (Si lo haces con algún tipo de batidora mucho mejor!)
  2. Añadiremos después los líquidos: el aceite de girasol y la leche. Lo batimos.
  3. Mezclamos por otro lado la harina con la levadura.
  4. Vamos tamizando la harina sobre el  primer bol. Añadimos también la sal, la canela y la ralladura de limón. Vamos removiendo hasta tener todos los ingredientes mezclados.
  5. Ahora dejaremos esta masa en la nevera desde 2 horas hasta 24 horas antes de hornear. Esto hará que la magdalena tenga "copete", es decir, que suba bastante durante el horneado.
  6. Cuando ya nos dispongamos a hornear las magdalenas precalentamos el horno a 180º, con calor por arriba y por abajo.
  7. Rellenamos los moldes de las magdalenas. Llenamos cada molde unas 3/4 de su capacidad. Por encima de cada magdalena podemos poner frutos secos, chocolate, azúcar....Yo he puesto en unas pepitas de chocolate y en otras un poco de azúcar.
  8. Lo metemos al horno durante unos 14 minutos. Es importante no abrir el horno durante el proceso para que no se rompa la magdalena y se hornee bien por dentro.

Las cantidades de la receta son para unas 14 magdalenas. Se puede sustituir el aceite de girasol por aceite de oliva, pero deja más sabor este último. Y sobre las magdalenas podemos poner los toppings que se nos ocurra: chocolate blanco, nueces, pasas, almendras laminadas....


Como siempre uso los moldes de silicona, que son una maravilla. Después los lavas y a volver a usar todas las veces que quieras. Y además al ser más fuerte que el papel la forma se mantiene mejor y no se desparrama en el horno.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...