Salsa de tomate casera

lunes, enero 19, 2015

Esta es una receta de fondo de armario o de nevera. Tener en casa siempre salsa de tomate viene muy bien para esos días que llegas con prisa y te haces un poco de pasta o para añadir a cualquier guiso, una pizza..., nada que ver con las compradas, que llevan muchos ingredientes añadidos de no muy buena "reputación". Sobre todo el abuso de azúcar que utilizan, y es que he probado algunas marcas que supuestamente eran bastante naturales y tienen un sabor dulce que las delata.



En mi caso intento tener siempre salsa de tomate casera,  suelo hacer bastante y la conservo al vacío o la congelo. Especialmente en verano que es cuando se encuentran los mejores tomates. Esta es una costumbre de mi madre, que siempre lo ha hecho así, y como imitamos lo que vemos, sobre todo lo que ve cada uno en su casa...pues costumbre buena que he cogido!

Salsa de tomate casera

Ingredientes:
  • 1´5 kg de tomates pera o en rama maduros
  • 1 cebolla
  • 2 hojas de laurel
  • 2 cucharadas grandes de orégano
  • 2 dientes de ajo
  • 4 tomates secos
  • 1/2 cucharada pequeña de pimentón
  • 1/2 cucharada pequeña de azúcar moreno.
  • Aceite de oliva y sal
Elaboración:
  1. Troceamos la cebolla en trozos pequeños. En una sartén o cazuela echamos aceite de oliva (lo justo para cubrir la superficie de la sartén) y cuando esté caliente echamos la cebolla. La dejamos sofriendo a fuego lento.
  2. Lavamos y troceamos los tomates. También puedes escaldarlos y quitar la piel al tomate. (Para ello hay hacer una cruz con un cuchillo a los tomates, los sumergimos en agua hirviendo un par de minutos y los dejamos enfriar. Así se pelan muy fácilmente.)
  3. Cuando la cebolla empieza a ponerse de color transparente echamos media cucharada de pimentón, las dos hojas de laurel y el ajo troceado.
  4. A continuación echamos los tomates troceados, los tomates secos y el orégano. También añadiremos el azúcar que contrarresta la acidez del tomate.
  5. Dejamos a fuego lento, dando vueltas de vez en cuando, durante una hora.
  6. Rectificamos de sal y retiramos las hojas de laurel.
  7. Lo trituramos o pasamos por el chino. Después de hacer esto yo la pongo un rato más al fuego hasta conseguir el espesor que me gusta, sino a veces se queda muy líquida.



Variantes:
  • Se puede añadir pimiento rojo al sofrito de la cebolla.
  • Puedes usar las especias que te gusten, le va bien: romero, tomillo, albahaca.
  • Los tomates secos es opcional, pero la salsa gana mucho en sabor.
Buena semana!


También te puede gustar

12 comentarios

Seguidores

Subscribe