Albóndigas suecas con mermelada de arándanos

lunes, abril 06, 2015

Se terminó la Semana Santa y ya estamos de vuelta a la rutina, pero con este buen tiempo parece que se lleva mejor. La receta de hoy seguro que a todos os suena por la famosa tienda en la que media España ha decorado o redecorado su casa: Ikea, y que alegría cuando te aprendes los atajos :)). He de reconocer que tienen ideas muy prácticas y cacharros de cocina que me gustan, pero soy más de tiendas pequeñas y menos multitudes. Recuerdo los primeros años de ir a Ikea y ver a familias enteras pasando el fin de semana en Ikea: los niños en el parque de bolas, la abuela sentada en un sofá como parte del escenario y el matrimonio discutiendo! Con lo divertido que es pasar el día en el campo por poner un ejemplo.




Uno de los platos en el bar - restaurante de Ikea son las albóndigas suecas, que siempre me han llamado la atención pero no he probado, esos precios tan económicos me dan un poco de respeto.

Prefiero unas albóndigas caseras y con más motivo si es con la receta de Jamie Oliver. Que bien cocina Jamie y que imaginación y talento, cada vez que veo un programa suyo lo paso fatal por el hambre que me entra y no entiendo como su mujer puede estar tan delgada!



Albóndigas suecas con mermelada de arándanos

Ingredientes:

Para las albóndigas:
  • 500 gr de carne de ternera picada (también se puede mezclar con cerdo)
  • 1 huevo 
  • 50 gr pan rallado
  • 50 ml de leche
  • Sal y pimienta negra molida
  • Especias: eneldo, perejil, cebollino (si son frescas mejor)
  • Aceite de oliva

Para la salsa:
  • 250 ml de caldo de carne (Aquí puedes ver una receta para hacerlo)
  • zumo de medio limón
  • 1 cucharada de harina
  • 50 ml de nata
  • 150 gr mermelada de arándanos

* (Cantidades para 4 personas)

Elaboración:
  1. En un bol echamos el huevo y lo batimos junto con la leche, la sal y la pimienta. 
  2. Después añadiremos la carne y las especias frescas. Mezclamos bien los ingredientes. Una vez integrados añadiremos el pan rallado y mezclamos de nuevo.



3. Iremos dando forma de albóndigas a la mezcla y las ponemos en una bandeja. Las dejamos en la nevera, cubiertas con film transparente, reposando una hora. (Este paso es opcional pero quedan con más cuerpo las albóndigas)

4. Pasada la hora las sacamos de la nevera. Ponemos algo de aceite de oliva en una sartén y las doramos. Retiramos y reservamos.




5. En la misma sartén prepararemos la salsa. En primer lugar retiraremos de la sartén parte del aceite (si hay demasiado pues solo debe de quedar una capa fina). Ponemos la sartén al fuego y añadimos el zumo del limón, el caldo, la harina, la nata y una cucharada grande de mermelada de arándanos. Lo dejaremos a fuego alto removiendo hasta que de el primer hervor. Después bajamos el fuego y lo dejamos reduciendo hasta que la salsa quede espesa. En ese momento añadiremos ya las albóndigas y lo dejamos todo mezclándose unos minutos.

6. Servir acompañado del resto de mermelada de arándanos (si te gusta este tipo de sabores). También se puede acompañar con un puré de patata o arroz. 



La mermelada de arándanos la puedes comprar casi en cualquier supermercado. Yo suelo hacer las mermeladas en casa, sobre todo porque me gustan con menos azúcar, pero los arándanos no siempre los encuentras. Ahora es buen momento para la mermelada de fresas (aquí receta).

Buena semana!

Fuente: Las escapadas de Jamie (RBA Libros 2010)

También te puede gustar

4 comentarios

Seguidores

Subscribe